domingo, 2 de enero de 2011

Una Decada Amandote

0
Sus labios se unían una y otra vez. Sus corazones iban acompasados como sus respiraciones. Se escondían de los ojos de los demás. Nadie sosp...